viernes, junio 23, 2006

Espacios liminales

El cementerio es, por supuesto, un lúgar idóneo para un hechizo, y esto se debe principalmente a su condición liminal. Si entendemos lo liminal como una zona en la que se traslapan dos categorías (sociales, espaciales, temporales u otras), y que por ende no pertenece a ninguna de las dos (por lo cual se relaciona con el desorden clasificatorio y hace parte importante del surgimiento del pánico moral); el cementerio es liminal en dos sentidos:

1. Es un territorio de frontera entre el espacio de los vivos y el espacio de los muertos. Al no pertenecer exclusivamente a los unos u a los otros, aparece la liminalidad y, con ella, la posibilidad de un intercambio entre los dos espacios. Este intercambio se desarrolla a partir de acciones físicas con las que se pretende influenciar la condición de las almas en el más allá (En Bogotá existe la creencia en las "almas del purgatorio" y todos los lunes los cementerios de la ciudad, y principalmente el Cementerio Central, se inundan de personas que hacen ofrendas y oraciones para agilizar el paso de las almas de los muertos que están el purgatorio hacia el cielo), para así obtener una retribución en dinero, salud o cualquier otro problema cotidiano en el que se desee la influencia de estas almas.

Asimismo, los objetos que se encuentran en el cementerio (como fragmentos de hueso, tierra, pedazos de lápidas, etc...) son también considerados aptos para la modificación de la realidad a través de la magia; esto, probablemente, debido a la condición liminal del cementerio y su preponderancia como espacio de frontera entre vivos y muertos.


Foto 1. La asociación a una tumba específica permite "amarrar" el alma al solicitante.


Foto 2. Distintos tipos de ofrendas pueden funcionar.


Foto 3. El espacio del cementerio se puede utilizar también, los muros exteriores son una opción.

2. El cementerio es el escenario del rito de paso de la muerte. Los ritos de paso son el lugar de la liminalidad por excelencia, y se relacionan básicamente con el paso de una condición social a otra por parte de sujeto específico (el paso del adolescente al adulto o de la vida a la muerte son algunos ejemplos). Durante esta transformación el sujeto se encuentra en un espacio liminal en el que no esta clasificado dentro de ninguno de los dos estados (una de las razones de hacer una velación es asegurarse de que el difunto esta realmente muerto; asimismo en algunos lugares se acostumbra a gritar el nombre del difunto antes de enterrar el ataúd para asegurarse que no continúa con vida), por lo que se encuentra en un desorden clasificatorio que ofrece posibilidades de influenciar la realidad desde fuera de ella (las cuáles se intentan neutralizar a través de la normalización que implican los ritos relacionados con la muerte).

miércoles, junio 21, 2006

Hechizos prácticos

1. Para enviar al cura de la parroquia (o de cualquier otro rezadero genérico) local:

Debidamente diligenciado enviar un condon untado de semen y sangre acompañado de una nota que lea: "Esta es sólo una prueba. Lo voy a denunciar, tiene tres días para irse y no volver a aparecer jamás". Acompañar con llamadas a media noche, sobres idénticos al primero pero vacíos y amenazas al gusto.

2. Para enviar a la oficina presidencial:

Un sobre blanco debidamente diligenciado con una nota cuyo interior este cubierto de azúcar pulverizada. La nota sólo debe leer "Anthrax" escrito con letras recortadas del periódico. Algún diseño creativo que cree un efecto de "explosión" es preferido y alentado.

Recuerde que los hechizos de magia negra se devuelven tres veces así que acompañelos de unos tres conjuros para ayudar a alguien que lo merezca porque, cómo es bien sabido por todos, "el que peca y reza empata" (y lo mejor es hacer tres conjuros para ganar por goleada).

Padre de Familia vs. Los Simpson

Desde su estreno en 1999 ninguna otra serie animada de comedia ha llegado a ser tan importante como lo es, hoy en dia, "Padre de Familia". No es sólo el absurdo de su humor ni las constantes referencias a la cultura popular lo que la hace tan atractiva; ni tampoco el excelente diseño y producción gráfica de sus personajes. Es en realidad algo que se encuentra detras de todo esto, pues Padre de Familia tiene éxito en crear una diégesis coherente detrás de todas sus bromas pesadas.


Primero que todo, debemos entender por diégesis la realidad interna de una obra cinematográfica. No tiene ninguna importancia si esta realidad guarda similitudes con la nuestra o es absolutamente distinta de ella; lo único que importa (y lo único que le permite existir) es que establezca ante el espectador una coherencia interna, dando la impresión de que esta realidad puede existir sin que el espectador haga parte de ella. Es aqui en donde Padre de Familia brilla por su genialidad. Un paralelo con los Simpson, otra gran serie de comedia animada, aclarará el punto.

Remitámonos al popular capítulo en que Homero es atacado por un oso y decide ir al bosque a buscarlo. Al llegar a la cueva del oso, Homero se encuentra con que a este le ha sido instalado un transmisor en la oreja, lo que al parecer le causa dolor y lo convierte en un animal violento. Homero, preguntando a manera de un soliloquio si esto es el causante del dolor del oso, procede a colocar el transmisor en su oreja e inmediatamente comienza a saltar de dolor. Hasta aquí no hay nada particular más allá de un poco de humor físico; sin embargo, Homero vuelve a colocar el transmisor en su oído, solo para "asegurarse", e inmediatamente comienza a convulsionar en expresión de un agudo dolor. En esta repetición Homero está efectivamente actuando para el espectador. Homero escapa de la realidad interna de Los Simpson y ahora hace un "show" que tiene por objeto causar la risa de quien observa el televisor, alguien por fuera de su diégesis.

Esto, sin embargo, nunca ocurre con Peter Griffin; pues Peter siempre "se toma en serio" su realidad. Por más absurdas que sean sus acciones Peter nunca esta actuando ante la cámara. Todos recordarán aquel capítulo en el que Peter se encuentra sentado en la mesa de la cocina y de repente grita: "al Petercóptero!", para luego salir y estrellar un helicóptero gigante que tiene su cara pintada en el patio de su vecino inválido y, mientras la hélice sigue girando, Peter le pide disculpas efusivamente. Algunos minutos después la escena se repite pero esta vez Peter grita: "al HeindenPeter!" y un globo gigante de helio se estrella en la casa de su vecino...

Ahora, si este fuera un capítulo de Los Simpson todo terminaría aquí. Pero Joe, el vecino inválido de Peter, grita: "Cómo te alcanza para comprar estas cosas?!!?". Y con esto todo cambia. Ya no estamos frente a una broma que debe causar gracia al espectador por lo exagerado o ridículo de la situación, sino que esta situación es tomada como algo real. El helicóptero y el globo de helio son tomados en serio y es ESTO, y no el hecho de que sea totalmente absurdo que Peter tenga estos aparatos en su casa, lo que hace increíblemente gracioso a Padre de Familia, pues resulta aún más absurdo para quien ve el programa que esto sea tratado como algo real. Es aquí en donde Los Simpson se ven claramente superados.

Padre de Familia no parece estar ahí para entretener al espectador sino que simplemente esta "ahí", y por eso podemos disfrutar de larguísimas escenas de pelea con un pollo que simplemente no tienen nada que ver con la trama del capítulo. Son lo absurdo de lo absurdo, una ficción que se hace a si misma real. Pura magia negra.

Probando...

1,2,3...